zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

miércoles, 30 de agosto de 2017

Los espejos (por Jorge Luis Borges)



Yo que sentí el horror de los espejos

no sólo ante el cristal impenetrable

donde acaba y empieza, inhabitable,

un imposible espacio de reflejos


sino ante el agua especular que imita

el otro azul en su profundo cielo

que a veces raya el ilusorio vuelo

del ave inversa o que un temblor agita


y ante la superficie silenciosa

del ébano sutil cuya tersura

repite como un sueño la blancura

de un vago mármol o una vaga rosa,


hoy, al cabo de tantos y perplejos

años de errar bajo la varia luna,

me pregunto qué azar de la fortuna

hizo que yo temiera los espejos.


Espejos de metal, enmascarado

espejo de caoba que en la bruma

de su rojo crepúsculo disfuma

ese rostro que mira y es mirado,


infinitos los veo, elementales

ejecutores de un antiguo pacto,

multiplicar el mundo como el acto

generativo, insomnes y fatales.


Prolonga este vano mundo incierto

en su vertiginosa telaraña;

a veces en la tarde los empaña

el hálito de un hombre que no ha muerto.


Nos acecha el cristal. Si entre las cuatro

paredes de la alcoba hay un espejo,

ya no estoy solo. Hay otro. Hay el reflejo

que arma en el alba un sigiloso teatro.


Todo acontece y nada se recuerda

en esos gabinetes cristalinos

donde, como fantásticos rabinos,

leemos los libros de derecha a izquierda.


Claudio, rey de una tarde, rey soñado,

no sintió que era un sueño hasta aquel día

en que un actor mimó su felonía

con arte silencioso, en un tablado.


Que haya sueños es raro, que haya espejos,

que el usual y gastado repertorio

de cada día incluya el ilusorio

orbe profundo que urden los reflejos.


Dios (he dado en pensar) pone un empeño

en toda esa inasible arquitectura

que edifica la luz con la tersura

del cristal y la sombra con el sueño.


Dios ha creado las noches que se arman

de sueños y las formas del espejo

para que el hombre sienta que es reflejo

y vanidad. Por eso nos alarman.

6 comentarios:

hAiKu dijo...

Le di la vuelta
y detrás sólo había
cristal y azogue.

(CUQUI COVALEDA)

Anónimo dijo...

azogue1.
Del ár. hisp. azzáwq, este del ár. clás. zāwq o zā'ūq, y este del pelvi zīwag.
1. m. mercurio.


Los espejos se fabricaban por procedimientos que consis­tían en la reducción de las sales de mercurio (azogue), al estado metálico, que adherido a los cristales determinaba la formación de los espejos.

Este proceso se conocía con el nombre de azogado, de azogue, mercurio.








F. dijo...

LA CEGUERA DE BORGES

Borges fue un ciego tardío; no es lo mismo no haber visto nunca el mar, un color, la cara de una hermosa, que tener de ellos recuerdo fehaciente. Borges no hubiera sido Borges de haber nacido ciego de toda negritud. Y digo mal de negritud, que los ciegos ven en su cabeza las auroras boreales más barrocas, el arco iris de colores nunca vistos, miriadas de estrellas negras en campos de gules esplendentes, la quebrada del rayo, el reflector de luz de los cañones antiaéreos.

Ignatius Reilly dijo...

Novela:

Cuento inflado. Especie de composición que guarda con la literatura la misma relación que el panorama guarda con el arte. Como es demasiado larga para leer de un tirón, las impresiones producidas por sus partes sucesivas son sucesivamente borradas, como en un panorama. La unidad, la totalidad del efecto, es imposible porque aparte de las escasas páginas que se leen al final, todo lo que queda en la mente es el simple argumento de lo ocurrido antes. La novela realista es al relato fantástico lo que la fotografía es a la pintura. Su principio básico, la verosimilitud, corresponde a la realidad literal de la fotografía y la ubica dentro del periodismo; mientras que la libertad del relato fantástico no tiene más límites que la imaginación del narrador. Los tres principios esenciales del arte literario son imaginación, imaginación e imaginación. El arte de escribir novelas, en la medida en que pudo llamarse arte, ha muerto hace mucho en todo el mundo, salvo en Rusia, donde es nuevo. Paz tengan sus cenizas… algunas de las cuales aún se venden mucho.

(BIERCE)

David dijo...

Más simple. Novela :
: cuento estirado. Relato alargado innecesaria y bostezablemente. Desconocimiento flagrante de las más elementales reglas de la síntesis narrativa. Interposición de accesoriedades tangenciales que empañan y difuminan la trama.

Presunción de aburrimiento lector: "Toda novela es un coñazo mientras no se demuestre lo contrario".

David dijo...

Y por eso Borges nunca nunca nunca escribió una novela.